La llegada del otoño anuncia el inicio de un nuevo curso escolar en Hogwarts. Pero este otoño no trae consigo sólo colores vivos y hojas caídas, trae también la presencia de una nueva alianza.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Ambrosía RPG [Élite]
Dom Feb 16, 2014 4:44 pm por Invitado

» Nuevo Directorio
Sáb Dic 07, 2013 11:31 pm por Invitado

» #Registro de apariencias [PB]
Miér Ago 07, 2013 4:40 pm por Andy T. Gaunt V.

» Age of Wizards [Afiliación Élite]
Jue Jul 04, 2013 4:08 pm por Invitado

» Afiliación Normal-Aceptada
Jue Jun 27, 2013 10:36 am por Invitado

» Te estoy buscando. (0/1)
Mar Jun 25, 2013 11:04 am por Lily Luna Potter

» Lucy Weasley
Mar Jun 25, 2013 10:41 am por Lily Luna Potter

» Petición de rol o roles libres!!
Mar Jun 25, 2013 10:27 am por Lily Luna Potter

» Infamous Celestials #Afiliacion Elite# Cambio de Boton
Lun Jun 24, 2013 5:37 pm por Invitado

» Orden Merodeadora {Cambio Botones-Ex TLC}
Miér Jun 19, 2013 11:57 pm por Invitado



NOMBRE
MP - PERFIL


NOMBRE
MP - PERFIL


NOMBRE
MP - PERFIL


NOMBRE
MP - PERFIL


NOMBRE
MP - PERFIL


NOMBRE
MP - PERFIL
Este Skin ha sido diseñado en su totalidad por Annabeth, la cual lo ha cedido sin pedir nada a cambio. No copies. El código del staff ha sido obra de Ramona. Gracias por su tutorial de ayuda. El contenido es obra de la administración de Felix Felicis. Idea original es de los miembros de sus Staff. Diseño gráfico realizado por Louis. Nuestro tablón de anuncio es gracias a Satine. Damos las gracias a J.K Rowling por la creación de Harry Potter y todas sus sagas. Imágenes y demás contenidos en el foro fueron creados por la administración de Felix Felicis. NO COPIES, SÉ ORIGINAL

Look what you make me do... Never mind! || Louis Weasley

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Look what you make me do... Never mind! || Louis Weasley

Mensaje por Alice H. Longbottom el Jue Mayo 09, 2013 10:25 pm


¿Qué estaba haciendo aquí? Era la pregunta que me repetía una y otra vez en la cabeza. Las palabras de mi padre resonaban en mi cabeza, cada vez con más fuerza a medida que me acercaba y, cuando las escaleras toparon con la tercera planta, sentí como comenzaba a marearme. Tuve que sostenerme del barandal para poder subir sin temor a resbalar o sufrir una fea caída, dudando un poco al llegar al último escalón pero lo hice. Resople una vez que ambos pies se encontraban ya en el piso indicado, ahora solo faltaba girarme hacia el ala que siempre nos anunciaron se encontraba prohibida para todo aquel que no quisiese experimentar una muerte horrorosa. Tragué saliva. Coloqué una mano sobre el pilar cercano y avancé de a poco, sin separar la mano de la pared; en serio no podía creer que estuviese aquí, que en verdad hubiese roto la única regla que mi padre me había dicho estrictamente que siguiese: "No vayas al Pasillo Prohibido, Alice Longbottom. De lo contrario habrán terribles consecuencias". Exactamente eso había dicho, añadiendo la segunda respuesta para resolver mi cuestionamiento sobre lo que pasaría si algún día llegase a penar en explorar ese lugar.

Bueno, al menos debo darme crédito por haber sopesado toda la curiosidad que éste piso siempre me causó y, sobre todo, que no había sido expresamente mi decisión venir acá. Todo fue culpa de Louis, ese chico y yo poseemos una especie de relación bastante extraña, podría decirse que tenemos algo parecido a una amistad, pero a la vez nos gusta competir entre nosotros o molestarnos mutuamente. Puedo pasar horas riendo con él, casi nunca se toma nada en serio y, a pesar de ser un pesado en ocasiones, de verdad que agrada que él sepa como sacarme una sonrisa incluso cuando mi humor no es el mejor de todos. Ahora bien, en el último partido de Quidditch habíamos hecho una apuesta, por supuesto que yo le aposté a mis queridos tejones y él a sus águilas; lamentablemente mi equipo y yo perdimos de manera estrambótica . Y ahora, como digno ser capaz de hacer que fracture mis promesas, me había retado a subir y deambular por éste pasillo.

Al principio no pensé que fuese una mala idea, posiblemente no eran más que cuentos para alejar a los curiosos pero, no fue sino hasta que pisé el mosaico que indicaba el inicio del piso, que me dí cuenta de cuanto me asustaba el sitio. En cierto modo podría parecer absurdo, convivir con fantasmas durante todo el día, soportar las bromas del espíritu del caos y aún así tener miedo... pero no era que esa sensación lo causaran, era más bien temor a que el profesor Longbottom por azares del destino quisiese echar un vistazo y me hallase justo en el único sitio al que me había prohibido ir. Más no podía echarme atrás, si Louis me había retado no me permitiría el lujo de darle la satisfacción de que no pude cumplir uno de sus retos, porque soy Alice y sé pagar mis apuestas. Resoplé y, al entrar en el pasillo, empecé a escuchar el eco de mis pasos, murmullos, entre un sinfín de cosas que no me es posible explicar. "Quédate ahí por media hora", es lo que había dicho y lo cumpliría. Tomé mi reloj y le coloqué la media hora exacta para que me avisase de que mi "sentencia" había terminado al fin - Ya me las pagarás, Louis Weasley - musité, recargándome en una pared mientras respiraba armoniosamente, intentaba calmar mi pulso con ímpetu. "No pasa nada", me repetía constantemente dentro de mi cabeza, los sonidos aumentaban y también otros pasos comenzaron a escucharse. Abrí los ojos como platos, dando vueltas a la habitación con la mirada, en busca de algún rincón para esconderme, pero no había alternativa. Alguien venía, y seguramente se enteraría de mi posición. Los pasos se acercaban cada vez más, sólo imploraba porque mi jefe de familia se encontrase en otro sitio, de lo contario debería recibir un Vociferador de mi madre, y eso no era precisamente lo más lindo del mundo.
avatar
Alice H. Longbottom
Hufflepuff

Hufflepuff

Mensajes : 40
Fecha de inscripción : 06/05/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Look what you make me do... Never mind! || Louis Weasley

Mensaje por Louis A. Weasley el Vie Mayo 10, 2013 10:11 pm

Suspiré suavemente, haciendo una mueca de resignación al mismo tiempo que levantaba mi muñeca y observaba las altas horas de la noche. ¿Cómo había sido capaz de incumplir su promesa?, yo debía de asegurarme que ella pisaría las baldosas que cubrían aquella parte prohibida del castillo, por eso estaba allí esa noche, reposando mi cuerpo en una pared cercana a las escaleras donde podría ver perfectamente si alguien atravesaba por el frente. Podía jugar con la ausencia de luz, podía escudriñarme hasta su cercanía y comprobar que en efecto, ella cumpliría su promesa… pero con el transcurrir los segundos, dudaba cada vez de su presencia en aquel lugar Que cobarde saliste, Alice Longbottom.murmuré suavemente para mí, colocándome firme y preparándome para subir hasta mi sala común con el trabajo de esquivar todo aquel prefecto que se cruzara por mi camino. Me aferré levemente a la pared y di dos pasos a mi frente, pero, en ese momento, una extraña luz comenzó a ascender levemente, iluminando aquel pálido rostro y rubia cabellera que bastante que conocía, Alice, se había dignado en aparecer.

La seguí muy de cerca sin dar paradero de mi presencia, parecía estar segura de sus acciones, sin embargo, se detuvo justo enfrente de la tercera planta, meditabunda entre si avanzar o bajar despavorida hasta su sala común. Fue muy divertido observarle, más aun cuando reafirmo su decisión y se dispuso en avanzar, girando al ala correspondiente mientras precisaba de pasos firmes. El ganar la apuesta había sido muy sencillo, ¿Cómo no iba a poder confiar en mi equipo cuando yo mismo había visto sus grandes jugadas en las practicas? Era cuestión de sentido y a la vez, un poco de suerte que pudiéramos ganarle a la casa de los tejones. Ahora cumplía con su parte del trato, o al menos, eso hacia hasta ese momento. Nuestra relación siempre fue entre piques y rivalidades, la confianza de anteriores victorias le habia dado el derecho de asegurar que ganaría esta vez, lamentablemente ni para ella ni para su equipo funciono aquella estrategia.

¿Esto sería divertido? Esperaba que sí. La acompañe de cerca sin que ella apenas se enterase, la vi acomodar su reloj mientras dejaba escapar un leve quejido; el sonido del nerviosismo. Me quite ambos zapatos lentamente y acto seguido, los hechice con mi varita para que caminasen hasta su presencia. Fui lo más ágil posible, para rodearle mientras ella solo abría los ojos como platos, temerosa ante el sonido de mi calzado hechizado. Esperé hasta que estos se acercasen cada vez con más prisa hacia ella y salí por su espalda, dejando escapar el aire caliente de mis labios que rozo con su oído inevitablemente –¡Boo!– espeté tan suave como pude, incluso conteniendo la risa al mismo tiempo que llevaba mi mano hasta su boca y se la tapaba con algo de brusquedad ¡No vayas a gritar! le susurré mientras forcejeaba un poco con ella ¡Soy yo! le dije, esperando a que se calmase o a que por lo menos, a que asimilase mi presencia por completo.

Juraba que recordaría ese momento por toda mi vida, indiferentemente de lo que sucediera, haberla confundido mientras casi gritaba y salía corriendo de miedo, era un logro que serviría de chantaje por mucho tiempo. Y es que estaba acostumbrado, era el más pequeño pero el único varón de mi familia, asustar a mis hermanas era mi cometido, me sabia de sobra sus acciones, sus respuesta y sus fracasados intentos por no caer es mis bromas. En Hogwarts era otra cosa, pero nada cambiaba exactamente del todo, a la prueba, estaba Alice.
avatar
Louis A. Weasley
Prefecto Ravenclaw

Prefecto Ravenclaw

Mensajes : 85
Fecha de inscripción : 07/04/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Look what you make me do... Never mind! || Louis Weasley

Mensaje por Alice H. Longbottom el Dom Mayo 12, 2013 1:26 pm



Estar aquí me recordaba esas tardes en La Madriguera, a donde éramos invitados continuamente, aunque en realidad se parecía un poco más a la casa de los señores Potter. Tenía ese aire misterioso y tenebroso que me erizaba la piel, pero era soportable allá, hasta cierto punto; aquí era diferente y no lograba entender por qué. Ahí fue cuando mi pensamiento fue interrumpido por unos pasos que se acercaban con ímpetu y me dejaron sin saber como actuar, por un segundo me enfadé conmigo misma pues no solía tener este tipo de actitudes, siempre pensé que podría mantener cualquier tipo de situación bajo control y ésto me demostraba que había estado equivocada todo este tiempo. Mi único reflejo fue echar a correr, pero mi mente se nublaba entre ideas y suposiciones de lo que diría o haría cuando mi padre apareciese de pronto en este sitio, pues ese era mi principal temor hasta ahora. Apenas había dado un paso hacia adelante cuando, de repente, sentí una mano tomándome por detrás, seguido de un susurro y una mano que me impedía soltar el grito que ahora había quedado atorado en mi garganta por la sorpresa, provocando una sensación bastante desagradable en ella.

Comencé a forcejear e incluso pensé en morder aquella mano, pero en cuanto me calmé un poco y pude escuchar la voz de esa manera, supo de quien se trataba, e incluso mi deseo de morderle se incrementó, más no lo haría. Seguí sacudiéndome para quitarlo de encima, cosa imposible, así que me quedé quieta esperando que decidiese soltarme o algo, rodé los ojos y, fue entonces, cuando me dí cuenta de lo cerca que estaba de mí. Sin preverlo me jalé violéntamente hacia adelante, escapando de sus brazos y, tras echar mi cabello hacia atrás, le dediqué una mirada llena de reproche entrecerrando los ojos. ¿Cómo había podido ocurrírsele asustarme así? Bueno, fingir que no me había causado nada era algo impensable, sabía que esto le causaría gracia por un mes entero y que le daría mucho material para mofarse de mí, como siempre hacía. Me crucé de brazos y resoplé, notando un leve rubor en mis mejillas que me empeñé por ocultar - Creí que se trataba de mi padre, es todo - me justifiqué, diciendo esto con tono seco y cortante.

Nada de lo que dijera iba a hacerla cambiar de opinión al haberme provocado esa reacción tras aparecer de la nada, obviamente pensaría que lo que pasaba era que me había asustado el sitio - Además, no se supone que fuese a haber nadie acá, siquiera tú - le espeté bajando los brazos para entrelazar mis manos entre ellas misma - ¿Qué haces aquí? ¿Venías a vigilar que cumpliese lo acordado? -pregunté alzando una ceja con evidente incredulidad, nunca habría imaginado que en serio pensaría que no lo iba a hacer o que me arrepentiría, primero me lanzaba por la Torre de Astronomía a quedar como toda una cobarde frente a él, o peor, alguien que no cumple lo que promete - ¡Y no tengo miedo! - aseveré sin control, y sin coherencia alguna, sólo porque se me había ocurrido que sería buena idea aclararlo. Alcé un poco la voz descuidadamente, si alguien me escuchaba... Cubrí mi boca y me sonrojé más, siempre que estaba con él mis emociones se descontrolaban, todas ellas. ¿Qué estaba pasando? - L- Lo siento - musité mirando alrededor, en espera de escuchar algún indicio de que alguien se había percatado de mi súbito cuadro de histeria; solté un suspiro y volví la mirada a él, en busca de que confirmase que teníamos buena suerte y no se encontraba nadie cerca de nuestro paradero.
avatar
Alice H. Longbottom
Hufflepuff

Hufflepuff

Mensajes : 40
Fecha de inscripción : 06/05/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Look what you make me do... Never mind! || Louis Weasley

Mensaje por Louis A. Weasley el Lun Mayo 13, 2013 12:53 am

Pasó poco tiempo ante de que pudiera librarse de mi agarre y voltear a mirarme fijamente. Hice una mueca y contuve la risa por un momento, tratando de parecer serio al mismo tiempo que esperaba su comentario de “justificación”. Si, ya me lo conocía de sobra; desde tiempos remotos a mi infancia, Alice me había acompañado de alguna forma, no resultaba una extraña enteramente para mí, era más bien una buena amiga en la que siempre podía confiar en lo que no abarcase nuestras apuestas y nuestros locos acuerdo. Casi se podía decir que la conocía perfectamente… pero claro, cada cabeza era un mundo diferente, el de ella, parecía estar cambiante con su bonita sonrisa –¿Es todo?– dicté al mismo tiempo que alzaba ambas cejas y tapaba mi boca con mi puño; al siguiente segundo, fui incapaz de contener la risa, carcajeando en silencio mientras trataba de no llamar la atención. Era bochornoso y probablemente, pasarían años antes de que olvidara esta situación, me encargaría de tomar una foto mental de este momento.

Seguía riendo mientras ella de algún modo, me pedía explicaciones sobre mi presencia en aquel lugar. Era incapaz de verla a la cara, mis ojos se encontraban cerrados y mi boca no paraba de reírse, obligándome a pausar forzosamente para tomar aire –Por supuesto Longbottom, debía de asegurarme sobre todas las cosas.– dejé salir calmado mis carcajadas para mirarle fijamente mientras me cruzaba de brazos y le dedicaba una gran sonrisa. De seguro se estaría sintiendo incomoda por varias razones, la primera por haber sido objeto de burla, la segunda, por creer que no cumpliría su reto... y debía de admitir algo, no era que desconfíese de su palabra, era la ocasión la que me hacía dudar. Seamos sinceros, chicas más oscuridad más altas horas de la noche… no pegaban en ninguna oración donde saliesen temerarias.

Tal vez todo se salió de control en el momento que su voz impero con fuerza en el lugar, generando escandalo e incluso, un poco de eco. La chité de manera casi instantánea al mismo tiempo que giraba mi cabeza a todos lados en alerta, sintiendo sus disculpas. Fruncí el ceño y la tomé fuertemente de la muñeca, jalándola levemente al mismo tiempo que la arrastraba más y más hasta las profundidades del pasillo ¡Estás loca!murmuré suavemente Alguien ha podido oírte. Las paredes de Hogwarts escuchan… aseguré hasta obligarnos a detener en un lugar “parcialmente seguro” donde los faroles apenas nos iluminaban y el eco se volvía algo más fuerte. Fue cuando le solté la mano –Solo quería asegurarme que cumplieras el reto. Nada más…– dije casi en un tono de excusa, aunque fuera simplemente la verdad.

–Y… ¿A lo pasado le llamas no tener miedo?– espeté nuevamente con tono burlón, mirándole al rostro y no pudiendo evitar declararle una buena sonrisa –¡Oh vamos, Alice!– exclamé –Quita esa cara o te pondrás vieja antes de tiempo– dije, conteniéndome de agarrarle las mejillas y estirárselas –Vale ¿Quieres que te sea sincero? Solo quería asustarte un poco.– agregué, asintiendo con la cabeza levemente –Si tu Padre se enterase de esto…– y torcí los ojos de manera a cómplices, estaba más que claro que sería incapaz de acusarle con su Padre, pero siempre era más divertido aprovecharse de momentos como ese –¿Te has asustado mucho?– pregunté al final, como ironías en las palabras. Nuevamente sentía eso de que hablaba demasiado y a veces, tendía por asfixiar a la gente.
avatar
Louis A. Weasley
Prefecto Ravenclaw

Prefecto Ravenclaw

Mensajes : 85
Fecha de inscripción : 07/04/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Look what you make me do... Never mind! || Louis Weasley

Mensaje por Alice H. Longbottom el Dom Mayo 19, 2013 1:07 pm


Las cosas se salían un poco de control cuando se trataba de él y de mí, es decir, por mi parte me descontrolaba un poco más de lo habitual. Pensar que él siquiera hubiese podido suponer que no iría me molestaba, aunque en sí entendía que la situación no era demasiado agradable, y que en realidad si que dudé en cuando a cumplir o no, pero aún así eso no justificaba su desconfianza, ¿o si? No me explicaba la facilidad con la que fluctuaban mis sentimientos y pensamientos en su presencia, pero vaya, eso era lo último en lo que debía pensar en este momento. Cuando dijo que iba a vigilarme me enfadé y solté un ligero grito, apenada como me encontraba sólo alcancé a sentir su mano rodeando mi muñeca y jalándome en alguna dirección que no lograba percibir.

Caminamos por un pequeño lapso hasta adentrarnos en aquel tétrico pasillo, la luz era aún más tenue que antes. Estaba consciente de haber estropeado por poco las cosas, si no quería que mi padre me encontrase, con es pude haber provocado que medio profesorado nos encontrase aquí y, bueno, dos chicos a mitad de la noche en un pasillo solitario no auguraban nada bueno si aquello pasaba. Me encontraba sumamente abochornada por lo sucedido, e incluso escuché su pequeño regaño sin rechistar. Suspiré y subí la mirada echando un vistazo a ambos lados para después fijarme en sus ojos - Lo siento - musité dejando caer la mano que ya se había librado de su agarre - No pensé y... bueno - tomé un pequeño mechón de mi cabello y comencé a enredarlo en mi dedo - Ya, si no pasa nada - admití, era obvio que exageré con mi reacción y eso casi nos cuesta un buen castigo. Sólo esperaba que en verdad nos hubiésemos librado de ello.

Me sentía un poco mal, sin embargo, aquello no evitó que mi nariz se arrugase cuando ironizó sobre aquel comentario que había soltado unos cuantos decibeles más arriba de lo que estaba permitido en este tipo de salidas. Alcé una ceja esperando a que continuase, mirando de reojo aquella sonrisa marcada en las comisuras de sus labios - Yo no me pongo vieja - le aclaré, relajando mi rostro subitamente para palmear mis mejillas con ligereza - Soy joven y bello como puedes notar, aún no logras que mi rostro se arrugue incluso con todas veces que logras hacerme enfadar - mencioné con dejo divertido, empujándole suavemente hacia atrás sin moverlo de su posición y sonreí, maldita bipolaridad - Lo sabía, sabía que ese era tu objetivo desde el principio - fruncí nuevamente el ceño y le tomé una mejilla, jalando de ella - eso es por tratar de asustarme, aunque en verdad no lo lograste - dije entre risas, no me había asustado por pensar que era un vampiro o una cosa similar... Fue cuando comenzó a hablar sobre mi padre, sentí que palidecía un poco y le miré alarmada - No lo harías... - susurré al momento que soltaba aquella pregunta con notable incredulidad tintada en mi tono de voz - No me gusta meterme en problemas con él, sobre todo cuando está molesto por no poder acompañar a mi madre a uno de sus viajes - me estremecí y suspiré - menos mal que no ha pasado nada, si no... - me detuve, no quería pensar en eso, mis malos pensamientos solían atraer a la mala suerte, y eso no era muy conveniente ahora.
avatar
Alice H. Longbottom
Hufflepuff

Hufflepuff

Mensajes : 40
Fecha de inscripción : 06/05/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Look what you make me do... Never mind! || Louis Weasley

Mensaje por Louis A. Weasley el Miér Mayo 29, 2013 1:42 pm

Una sonrisa se apoderó de mis labios al momento de escuchar lo referente a su posible vejez. Eso, era uno de los puntos débiles que podrías tratar con una chica. –No tienes ninguna arruga, te tantas pócimas de rejuvenecimiento que tomas, alguna tenía que darte efecto ¿no?– comenté riendo por lo bajito, y es que resultaba cierto, no importa lo muy enfadada que alguien pudiera estar con Alice, ella simplemente lo arreglaba con una simple sonrisa, como si nunca le preocupara lo que hiciera la gente; era algún tipo de don que tenía. Sentí su leve empujón y sonreí de nuevo, ya habíamos olvidado todo el cuento del reto, aunque seria yo quien se lo recordase. –No puedo mentirte– espeté, encogiéndome de hombros –Solo quería verte asustada un poco… algo que no pasó, porque eres una Hufflepuff muy valiente– ¿Eso había sido ironía? Nunca se sabría, el tono con que lo dije dibujaba una línea entera burla y seriedad; como era típico en mí.

Me quejé en silencio en cuanto sus manos se posaron en mi mejilla, jalándolas como si fuera una especie de abuelita Muggle que tiraba de los cachetes de su nieto, suponía que eso me lo merecía por haberla tratado de asustar. En cuanto me soltó, fue inevitable sonreírle de nuevo, más bien, contagiarme de su sonrisa al mismo tiempo que miraba sus ojos fijamente¿Crees que no? antepuse ante sus palabras, en una especie de reto… aunque era obvio que no sería capaz de hablar con su padre referente a esto, no por lo menos sin salir también perjudicado por esa acción –¿Te has pasado de rebelde este año?– pregunté en un tono divertido –Digo, por no querer acompañar a tu madre a ese viaje…– suspiré suavemente, no tenía porque contármelo, aunque la Hufflepuff siempre había tenido confianza conmigo referente a ese tipo de cosas –Si, no ha pasado nada. Aunque yo siempre tengo un as bajo la manga, eso créelo– dicte, guiñándole un ojo a manera de cómplices; el ser prefecto me otorgaba de ciertos privigelios que podría usar en cualquier momento, zafarme de una situación como aquella, era una de ellas.

–En fin– dije, resoplando por lo bajito –Ibas a cumplir el reto de todos modos, así que… quiero enseñarte algo que he descubierto.– mencioné con cierto tono de misterio –Claro, debes prometerme que no se lo dirás a nadie.– y asentí con la cabeza ligeramente mientras empezaba a dar pasos nuevamente, adentrándome más al lúgubre pasillo. –Referente a tu padre– saqué nuevamente el tema a relucir –Merlín, creo que este año me ira peor en su materia.– pronuncié con un leve tono de chiste; no era muy bueno en Herbología, y eso Alice lo sabía desde tiempos remostos, aunque ella siempre me había logrado ayudar en ciertas cosas para no parecer un completo torpe frente a su padre. Si, Louis Weasley, de Ravenclaw y con una trascendencia de notas envidiables en Hogwarts, era lo bastante torpe en Herbología para ser comparado con un trol. –Hay rumores de que esta alertando a ciertos alumnos de confianza– mencione, mientras ladeaba la cabeza para no toparme con algo o alguien a medida de que íbamos avanzando –¿Crees que de verdad los tiempos malos vuelvan?– y me detuve, volteando a ver a la rubia con cierta seriedad. Sentir un poco de miedo ante aquella pregunta era inevitable, con todo los que escuchabas en Historia, acerca sobre la batalla de Hogwarts y todo el asunto, era para poder ponerte la piel de gallina…



Alice in Nightmareland :
avatar
Louis A. Weasley
Prefecto Ravenclaw

Prefecto Ravenclaw

Mensajes : 85
Fecha de inscripción : 07/04/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Look what you make me do... Never mind! || Louis Weasley

Mensaje por Alice H. Longbottom el Lun Jun 03, 2013 9:01 pm

A veces no entendía que le provocaba molestarme de esa forma, ya me había acostumbrado a su personalidad, por lo que sus comentarios no me afectaban más. Y, tal como en alguna ocasión le había dicho, cuando se reía, todo se me olvidaba; no entendí en ese momento, y en realidad aún no lo comprendo, por qué sólo sonrió y me revolvió el cabello. Todo un misterio. Ya alguien me había mencionado alguna vez que era mala entendiendo las expresiones de los demás, y puede que tuviese razón - Yo no uso ninguna poción - le recriminé en voz baja tras haberle empujado, recordando ésta vez no alzar demasiado el tono. Fue cuando comenzó a hablar, admitiendo que quería espantarme que me detuve a escucharle con atención - Gracias - contesté una vez terminó de halagarme, o algo parecido, en realidad no entendí si se burlaba o lo decía en serio, pero me pareció oportuno no quedarme sin agradecerle por el gesto - Sabes que nunca me echo para atrás en lo que digo - rectifiqué, ladeando una sonrisa plagada de satisfacción hacia mi persona. Le castigué halando su mejilla, desde pequeña tomé la manía de hacer eso, tanto con mi hermano como con mis amigos, y desde luego Louis entraba en ese círculo, aunque no podía aseverar exactamente donde, pues él me causaba una mezcla de sentimientos que no me había sentido capaz de identificar hasta el momento. Reí un tanto por sus gestos y lo solté, esbozando una sonrisa a la vez que continuábamos caminando con paso lento y quedo para no ser descubiertos por alguien que estuviese de vigilancia. Y eso me regresó a mi temor principal, de hecho, si no fuera porque estaba con él en ese instante podría haber salido corriendo de vuelta a mi Sala Común; odiaba que mi padre me retase - No puedes decirle nada, porque entonces escribiré a tu madre - le amenacé junto con una mirada de recriminación, aunque no era como si de verdad fuese a cumplir. Aclaré el motivo por el que me sentía especialmente intimidada por mi padre, escuchando sus respuestas con una mueca - No, nada de eso - le corregí negando suavemente con la cabeza cuando insinuó algo acerca de mi "rebeldía" - pasa que tiene que lidiar con alumnos como tú pero que están a punto de presentar sus TIMO y EXTASIS, se siente en la necesidad de ayudarle y bueno - me encogí de hombros y solté un suspiro - decidió darle prioridad, pero no por ello está muy feliz de que mi madre viaje sola - añadí pasando una mano por mi cabello, dando vuelta sutilmente para mirar por encima de mi hombro y cerciorarme de que el pasillo siguiese libre. Cuando estaba por atraer la mala fortuna con mis palabras él terminó mi inconclusa frase, sospeché que con la intención de tranquilizarme, pero sólo logró que me pusiese un tanto más nerviosa - Eso no lo dudo - contesté soltando un resoplido para apartar un mechón de cabello de mi rostro.

Louis jamás paraba de sorprenderme, era increíble como siempre me envolvía en sus ocurrencias y más increíble era que aún sabiendo todo lo que hacía y las consecuencias que se incluían en el paquete yo le siguiese sin poner demasiada resistencia - ¿Qué cosa? - pregunté alzando una ceja cuando al fin reveló sus planes sobre el sitio al que nos dirigíamos, mientras seguía caminando a su lado. Me esforcé en seguir su paso, que era un poco más rápido que el mío, ya que no quería alejarme mucho del él a causa de un relámpago que me pareció ver a través de la ventana y la ansiedad que comenzaba a invadirme. Tal vez me había colocado demasiado cerca de él pero no era algo que pudiese evitar. Su voz me sacó de mi ensimismamiento y mis pensamientos sobre si los centímetros entre nosotros eran adecuados - Claro, lo prometo - susurré atropelladamente apenas lo justo para que no notase mis divagaciones - Seguro que es algo prohibido, peligroso, o que puede meternos en líos, ¿no? - inquirí con ironía para molestarle un poco, muchas de las veces en que escuché eso los resultados había sido los mencionados y, sin embargo, continuaba inmiscuyéndome en cada uno de ellos.

No pude evitar reír levemente cuando comenzó a hablar de sus notas para con mi padre. No entendía como era que muchos no lograban sacar buenas notas con él, siendo que se trataba de un excelente y paciente profesor - ¿Te irá mal? ¿En serio? - le cuestioné con un dejo de incredulidad en la voz, y una sonrisa dibujada en mis labios. No era novedad que tuviese problemas, pero si resultaba un poco cómico que lo admitiera cada vez que se presentaba la oportunidad - Puedo ayudarte de nuevo, si te parece - le ofrecí alegremente, tal vez no poseía todos los conocimientos que mi padre, pero al menos podía sacar un Supera las Expectativas sin mucho esfuerzo - Mi padre tiene algunos libros que podemos tomar prestados.. - empecé la frase dejpandola inconclusa mientra mi vista se dirigía hacia arriba, pensando un poco en los títulos que podrían ser útiles para nuestro fin, cuando de nueva cuenta uno de sus comentarios me devolvió a la realidad, como solía pasar con frecuencia, ¿lo notaría? - ¿Ah? - fue lo único que alcancé a decir ante sus palabras, no alcanzaba a entender el punto al que quería llegar - ¿Alertarlos sobre qué? - proseguí con curiosidad intentando obtener más información, ¿sería por eso que mi padre se veía especialmente preocupado por no haber podido acompañar a mamá? - No lo sé - admití finalmente cuando terminó de hablar y me encogí de hombros, no era exactamente un tema que se pudiese tocar sin que un escalofrío recorriese tu cuerpo. Nosotros no lo habíamos vivido, pero era suficiente con lo que escuchabas de tus padres, o leías en libros, para saber que esos tiempos habían sido muy difíciles, y aún así tal vez no alcanzábamos a comprender la magnitud de todo lo que rodeó esa época - En verdad espero que no.. - comencé a hablar pero entonces un trueno sonó fuera del pasillo, haciendo que tomase su brazo y lo apretase un poco sin darme cuenta - Pero si eso llegase a pasar, no podría simplemente quedarme quieta sabiendo que mis padres, los tuyos o tus tíos podrían estar en peligro. Inclusive todos en el castillo - dije en voz baja, suspiré y volví a mirarle - puede que suene tonto y que en realidad no pueda hacer nada, pero tengo la firme idea de ayudar en todo lo que pueda - confesé un poco sonrojada por lo disparatado que sonaba lo que acababa de salir de mi voz. Pero en verdad lo sentía, a pesar de que en este momento no fuesen más que palabras volátiles que bien podían no significar nada si es que el momento de llevarlas a cabo llegaba. Giré mi vista hacia el piso nuevamente, caminando a la par de sus pasos, un poco ansiosa por ver lo que él quería mostrarme, y también por lo que pensaría de mí después de lo que acababa de soltar.
avatar
Alice H. Longbottom
Hufflepuff

Hufflepuff

Mensajes : 40
Fecha de inscripción : 06/05/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Look what you make me do... Never mind! || Louis Weasley

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.